A EEUU e Inglaterra les tomó 7 años acumular la inflación que Argentina sumó en apenas tres meses de 2019

Comparte

El país se mantiene entre las pocas naciones, sobre un total de 220, donde los precios al consumidor suben cada 30 días lo que a la mayoría les lleva más de 360. Los casos más extremos

Se sabe que la inflación, el aumento generalizado y sostenido de los precios de la economía, es un flagelo que cada vez afecta a menos economías, porque sus gobernantes, primero, pero sus ciudadanos y empresas también, comprendieron el daño que provoca en términos de desarrollo, pérdida de bienestar y generación de estados de angustia e incertidumbre que se transforman en un círculo vicioso cada vez más difícil de romper.

Así lo han comprendido a lo largo de la historia, pero en particular en los últimos 25 o 30 años, la mayor parte de los gobiernos del planeta, y no sin grandes esfuerzos, presiones y tentaciones para ir en la dirección contraria, lograron estabilizar sus economías. A tal punto esto es así, que la mayoría, más de 150 sobre 220, pelean no ya por mantenerse debajo del 10% al año, sino del 5%; como lo refleja el último informe semestral sobre las Perspectivas Económicas del Mundo, del Fondo Monetario Internacional.

En apenas 3 meses de 2019 Argentina acumuló un aumento promedio de los precios al consumidor del 11,8%; eso quiere decir que hubo algunos que se incrementaron más de 20% y otros, muy pocos, que por cuestiones estacionales, de administración del Gobierno, subieron 5% o incluso acusaron deflación.

Se cuentan prácticamente con los dedos de una mano las naciones que registraron tasas de dos dígitos porcentuales en un trimestre, como el caso del gobierno de Venezuela, que desde hace años transita por un estadio hiperinflacionario donde algunos precios se duplican a diario o por hora; y otros que viven con alta inflación, del nivel de la Argentina, como los casos de Irán, Sudán, y algún otros de África de muy bajos ingresos.

Japón tendrá en 2019 una inflación de 1 por ciento (AFP

En el extremo opuesto se cuentan las naciones altamente desarrolladas, como el caso de Japón, que no logra quebrar décadas con pasajes de deflación durante varios meses del año, al punto que con datos desde 1980 del Centro de Economía Internacional (CIE), dependiente de la Cancillería Argentina, para acumular una tasa de inflación del 11,8% le llevó unos 351 meses, casi 30 años, desde agosto de 1989. O sea, acumulando índices de manera consecutiva, mes a mes, desde el último proceso hiperinflacionario local hasta ahora, Japón registra el mismo aumento de precios que la Argentina en apenas tres meses de 2019. 

El «país del sol naciente» puede ser un extremo, es verdad, pero sobre 44 países seleccionados por el CEI, Infobae detectó que en promedio les ha llevado en los últimos tiempos unos 5 años para acumular una tasa de inflación de 11,8%; menos en el caso extremo de Venezuela –que le lleva horas, por eso no se incluye esta comparación–, 2 meses a Irán; 8 a Turquía; 9 a Egipto; 12 a Nigeria; 13 a Italia; 24 a Uruguay y 33 a Sudáfrica.

(1)

Comparte

Related posts

Leave a Comment