Centros de diálisis dejarán de brindar servicios a nuevos pacientes del PAMI

Todos los centros privados de diálisis del país dejarán de recibir desde este lunes nuevos pacientes derivados de Pami, ante la falta de respuestas positivas con respecto a la actualización del arancel de los servicios.

El presidente de la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra), Miguel Discépolo, confirmó la medida, aunque aclaró que se preservarán a los pacientes crónicos por el momento.

Discépolo informó que Cadra explicó la situación a las autoridades del Pami, expresándoles la gravedad de la crisis que afecta a los centros de diálisis del país y les advirtió que, si no se actualizaba el valor del arancel, en agosto no estarían en condiciones de recibir nuevos pacientes del organismo.

«El lunes 5 se va a cortar el ingreso de pacientes debido a que hace dos años somos sistemáticamente desoídos en un reclamo de tipo contractual que tiene un compontente muy importante y Pami no reconoce un valor justo para la prestación. Hoty estamos trabajando por debajo de los costos. Entonces en protección de los pacientes que ya se encuentran en tratamiento vamos a cortar el ingreso de nuevos pacientes para no seguir desfinanciando las otras diálisis», señaló Discépolo.

Indicó que a partir del lunes se derivará al Paciente a la UGl o sea al Pami local y la obra social decidirá donde le proporciona tratamiento a cada uno de sus afiliados.

«La verdad es que Pami está haciendo abandono de pacientes», afirmó.

Discépolo aclaró que en caso de persistir el conflicto, desde el 5 de setiembre próximo, se suspendería la atención de los pacientes en tratamiento, quiénes seguirán recibiendo el servicio hasta que el PAMI indique la derivación.

«Quienes ya están recibiendo el servicio lo van a seguir recibiendo hasta el 5 de setiembre, momento en el cual si Pami no ha solucionado este conflicto nosotros le hemos pedido que nos diga donde derivar los pacientes. Nosotros no vamos a dejar a un paciente crónico sin tratamiento hasta que Pami no indique donde derivarlo», aseguró.

Este último martes hubo una reunión entre representantes del Cadra y Pami, en la que la obra social de los jubilados ofreció constituir una mesa de trabajo conjunta para que, en el término de 60 días, se conforme un análisis de costos para determinar el valor de la prestación, propuesta que fue desechada de plano.

“Hoy tenemos que resolver un problema mayúsculo que es el desfasaje entre el costo que demanda la práctica y el valor del módulo, distorsión agravada por el tipo de cambio de incidencia directa en insumos y tecnología importados que conlleva la prestación médica, además de las paritarias y el impacto de las tarifas de servicios públicos”, aseguró Discepolo sobre el tratamiento que ronda los 4500 pesos y por el que Pami paga 3100.

Y agregó: «El problema es económico y el sector está en crisis. Si uno se guía por las actualizaciones, Pami paga un 50 por ciento menos de lo que vale el tratamiento. Peleamos por la continuidad de la práctica».

Ante este escenario, peligra la continuidad laboral de muchos centros de diálisis de todo el país, donde se atienden más de 30 mil pacientes.

Fuente: Lv12.com