Defensores del chofer imputado por el accidente en La Madrid culparon a la falta de señalización

Las dos partes tendrán 20 días para recolectar las pruebas y demostrar que no están equivocados con las hipótesis que elaboraron. El fiscal Edgardo Sánchez insiste con que la tragedia de La Madrid se produjo por un error humano y por eso consiguió que se le dicte la prisión preventiva al chofer que conducía el micro cuando se produjo el percance que provocó la muerte a 15 personas y heridas a otras 45. La defensa, en cambio, pretende demostrar que la falta de señalización de la ruta generó el siniestro.

Cristian Isaac Salina, de 41 años, fue acusado en primera instancia de haber incurrido en el delito de “homicidio culposo agravado por el número de víctimas”.

La calificación -se adelantó- es provisoria y, una vez que concluya el proceso de evaluación del estado de los heridos, también sería acusado por “lesiones culposas agravadas”.

Sánchez, en la audiencia preliminar que se realizó en la Sala I del Centro Judicial de La Perla del Sur, consideró que Salina mientras conducía por la ruta provincial 308 tuvo un comportamiento anti-reglamentario e imprudente al no frenar al llegar a la curva de empalme con la nacional 157.

“Debido a que no disminuyó la velocidad y ante el ángulo de giro que abordó, el colectivo se hizo incontrolable y de ésta forma terminó volcando”, agregó. Salina se abstuvo de declarar.

Más detalles

En la audiencia, el juez Cristian Velázquez además de dictar la prisión preventiva de Salina, decidió dejar en libertad y eximirlo de cargos a su acompañante, Adolfo Montoro, porque que en momento del accidente descansaba en la cucheta de la unidad. Ambos conductores llegaron a la sala en calidad de aprehendidos y acompañados de los letrados defensores Salvador del Carril Sergio Faiad.

Sánchez en primera instancia justificó su decisión de imponer la aprehensión de los choferes al valorar que existían elementos suficientes que hacían necesaria la medida en el inicio de la investigación del caso. Enseguida se abocó a formular el pedido de cese de prisión a favor de Montoro al advertir que no existen evidencias de que tuvo participación en el desenlace de la tragedia.

En cambio consideró que está probado que la unidad de la empresa Destino O, de San Juan, era conducida por Salina al momento del siniestro. “El ángulo de giro y la velocidad hicieron incontrolable el colectivo al tomar la curva de empalme con la 157”, insistió.

El representante del ministerio público dijo que hay evidencias que sostienen su acusación y éstas surgen de los primeros informes técnicos y las entrevistas que mantuvo con algunos pasajeros. Estos habrían asegurado que Salina manejaba a una velocidad excesiva.

Sánchez, por otro lado, dio a conocer que los dosajes alcohólicos a ambos choferes dieron negativo y adelantó que restan los estudios toxicológicos que serán practicados en un laboratorio de Salta. Conocer los resultados de estos estudios tardarán al menos un mes.

El fiscal sostuvo que los 20 días de prisión preventiva requeridos al juez Velázquez responden al plazo estimado que va a necesitar para reforzar su acusación, aunque dijo que las investigaciones van a extenderse por seis meses. Sánchez hizo referencia además al riesgo de que el imputado evada el proceso judicial al no tener domicilio en ésta provincia

Los defensores no pusieron objeciones a los requerimientos de Sánchez. “Pensamos que en ese lapso nuestro defendido va a poder acreditar que tiene domicilio en Santa Lucia, San Juan, que no habrá peligro de fuga y que se puede fijar una caución personal a fin de lograr el cese de prisión”, dijo Faiad.

Se confirmó en la audiencia que el accidente se produjo a las 10 y que en el empalme de la 308 con la ruta 157 y alrededores había una neblina intensa. “Las condiciones climáticas y la de la ruta van a ser consideradas en el análisis del caso a partir de los informes técnicos que hemos requeridos”, observó el fiscal Sánchez.

En tanto el defensor Faiad apuntó, que no son datos menores en la evaluación de lo acontecido que la ruta 308 carezca de señalizaciones y líneas demarcatorias visibles, en un empalme de extrema peligrosidad y más para los que desconocen el sector. “Los riesgos se acentuaron por la neblina”, concluyó.

Fuente: Lagaceta.com.ar