Drogas en la escuela: varios alumnos reconocieron ser consumidores

“La alumna se sentía mal y me entregó esos envoltorios. Eso hizo que muchos alumnos contaran que tienen problemas de adicciones. Fue bueno que esto saliera a la luz”, relató María Elena Arruñada, directora de la escuela secundaria Presidente Perón. El miércoles, en ese establecimiento, a una estudiante de 18 le encontraron 32 dosis de cocaína listas para su comercialización.

La identidad de la joven se mantiene en reserva por cuestiones legales. La funcionaria desmintió la versión oficial que había sido una docente la que le descubrió la droga y que tenía problemas de conducta. “Tiene 18 años y por cuestiones personales ingresó tarde al sistema, pero es una excelente alumna y persona”, explicó la máxima autoridad del establecimiento ubicado en el sur de la ciudad.

La de ayer no fue una mañana más en la escuela. Fue el tema de conversación entre toda la comunidad educativa. “Esto es pura tristeza para todos. Acá se trabaja mucho con las campañas de prevención y concientización, los docentes están súper capacitados y por supuesto que nos sorprende muchísimo lo que pasó. Lo positivo es que esto se supo, lo importante es esto: que se sepa para poder trabajar en eso”, agregó Arruñada.

La alumna, según contó la directora, se había sentido descompuesta mientras estaba en clases, la profesora descubrió esta situación y la llevó a su oficina. “Estaba como con sueño, decaída. Cuando nos sentamos en mi oficina me dijo ‘le entrego esto’ y me dio esos envoltorios. Desconocía de qué se podía tratar, pero de lo que estoy segura es que ella tendrá 18 años pero por dentro sigue siendo una niña. Tiene una excelente familia, súper presente, que la acompaña siempre”, remarcó.

Las autoridades de la escuela se comunicaron con la madre de la chica y luego con los responsables del Servicio de Asistencia Social y Escolar y el Gabinete Psicológico Interdisciplinario del ministerio de Educación para definir cuáles serían los pasos que darían.

“Después vino personal de la Dirección General de Drogas Peligrosas (Digedrop) a la escuela y confirmaron que se trataba de cocaína. Sí o sí debíamos esperar a que viniera la madre de la chica y seguir con el protocolo. La madre la acompañó y reitero: es una muy buena chica”, destacó.

La docente se reunió ayer con todos los alumnos y los profesores para hablar sobre esta situación. “Uno a uno, los chicos vinieron a contarme que son consumidores. Esto quizá tenía que pasar para que se destape. Esto pasa acá como en otras instituciones, pero hay que trabajar en esta problemática”, dijo. “Esta alumna es mi responsabilidad social. El miércoles terminó mi función como su directora, pero sigo como responsable social. Seguiré acompañándola”, añadió la directora al confirmar que la joven será ubicada en otro establecimiento.

“Los chicos denuncian de una forma u otra. Mi trabajo es asegurarle la trayectoria escolar para ella y traerles tranquilidad a los otros padres. La escuela tiene 11 años y hace 11 años que se está trabajando con la prevención de las adicciones y contra el flagelo de la droga. El problema es si no lo ves. ¿Cómo lo trabajas? No me voy a callar”, destacó.

Además contó que los alumnos tienen a su disposición diferentes talleres y capacitaciones, además de una biblioteca. “Les damos unos talleres de pintura y ellos la otra vez tuvieron que hacer un dibujo de cómo se sentirían sin la droga. El dibujo era un cielo, un sol… Algo hermoso. Además se trabaja mucho con los padres, son convocados a diario”, expresó.

Vecinos

Los vecinos de la escuela no estuvieron ajenos a este caso. Ricardo Pereyra, uno de los padres y vecinos de la escuela, remarcó que el barrio es inseguro y que la droga circula a diario. “Lo que pasó en esa escuela afecta a todos. Tanto al barrio como a todos los chicos que asisten”, dijo.

La dueña de un almacén a una cuadra de la institución opinó que ellos deben vivir encerrados debido a la inseguridad. “Te viven robando, sobre todo los que pasan en las motos. Hay villas cerca y se drogan mucho. Esto es de siempre, moneda corriente”, destacó.

Postura

Lichtmajer aseguró que desterrar la droga

El ministro de Educación Juan Pablo Lichtmajer consideró que la lucha contra el tráfico y consumo de drogas en los establecimientos educativos involucra a todos los sectores de la sociedad. “Entre todos le vamos a ganar al miedo; en equipo, junto a las fuerzas de seguridad, los vecinos, las organizaciones sociales y la familia educativa debemos accionar para que la escuela esté sana. Nos vamos a abroquelar, es una batalla constante y la estamos dando”, remarcó. “Vamos a desterrar de nuestras escuelas a quienes vendan drogas; vamos a defender nuestras aulas de las redes de delincuencia”, agregó el funcionario.

Antecedentes

Abandonada.- En agosto de 2017, una docente de la escuela Bernabé Aráoz, ubicada en avenida Benjamín Aráoz al 1.000, encontró una bolsa tirada en una de las galerías del establecimiento. Descubrieron varios envoltorios de papel metalizado que les parecieron sospechosos, por lo que decidieron hacer la denuncia en la Seccional 11°, que está ubicada a la par de la escuela primaria.

En la mira.- En mayo del año pasado, personal de la Digedrop desarticuló una organización que manejaba una red de narcomenudeo en Las Talitas y en algunos puntos de la capital. Entre los detenidos, se encontraban dos personas que trabajaban como ordenanza en un establecimiento educativo del barrio Oeste II. Los sospechosos trabajaban en el turno de la noche, pero nunca se pudo comprobar que le hayan vendido drogas a los alumnos.

Fuente: Lagaceta.com.ar