El ascenso del populismo, la explosión del ‘Sistema’ y el triunfo del Guasón

En el comienzo, el personaje fue un villano que iba a ser asesinado por un agente del Departamento de Policía de Gotham City pero el editor de la editorial DC, Whitney Ellsworth, reclamó que el personaje no fuese desperdiciado. Entonces, fue agregada una viñeta final, dibujada a toda prisa, demostrando que el ‘Joker’ seguía vivo.

En el siguiente número estaba en el hospital recuperándose pero fue ayudado a fugarse por una banda criminal. En las siguientes apariciones, a menudo escapaba de su captura pero sufría una muerte aparente (cayendo por un precipicio, siendo atrapado en un edificio ardiendo, etc.) en la que su cuerpo no era encontrado.

Creado por Jerry Robinson, Bill Finger y Bob Kane, como un psicópata asesino, años después el ‘Joker’ / ‘Guasón’ fue devaluado a bufón inofensivo por las restricciones (censura) establecidas por la Comics Code Authority. 

Sin embargo, ha recuperado su antigua personalidad oscura, que en 2019 el director Todd Phillips ha logrado relatar desde el origen, profundizando su propia cercanía con la soledad y la locura iniciada en el largometraje “Todo un parto” (2010).

Trailer de ‘Guasón’

El largometraje ‘Guasón’ (Joker) está arrasando en las taquillas de todo el mundo: superó a ‘Mujer Maravilla’, que en 2017 tuvo un 1er. fin de semana impactante; y ha logrado ganarle a ‘Venom’, que en 2018 impuso un récord para los estrenos en octubre. No tiene efectos especiales ni es 3D pero el público le ha dado una bienvenida inolvidable.

¿Por qué el público se identifica con el villano, Arthur Fleck?

La productora Warner Bros. tuvo que aclarar: “No es la intención de la película, los cineastas o el estudio presentar a este personaje como un héroe”.

De pronto, resulta que genera o empatía o admiración un hombre asocial que ha sido marginado en su entorno durante toda su vida; a quien la violencia y desdén de la sociedad lo impulsan a rebelarse en su contra, y sólo quiere ver arder al mundo. 

Unos explican la simpatía por la compasión que produce el personaje y por el terror que provoca que cualquiera pueda convertirse en un Joker.

Pero desde la izquierda atacan el largometraje por tener como protagonista a un hombre blanco resentido, por la crudeza y brutalidad que se muestra en sus escenas, argumentando que podrían fungir como una influencia negativa en la mente y conducta de los espectadores más jóvenes.

El documentalista Michael Moore, un ícono de la izquierda, retrucó a esos críticos:

«¿Violencia en Joker? ¡Paren! La mayor parte de la violencia en la película se perpetra contra el propio Joker, una persona que necesita ayuda, alguien que intenta sobrevivir al margen de una sociedad codiciosa. Su crimen es que no puede obtener ayuda. Su crimen es que es el blanco de una broma que le hicieron los ricos y famosos. Cuando el Joker ya no puede soportarlo, te sentirás horrible porque lo estabas animando, y si eres honesto agradecerás a esta película por conectarte con un nuevo deseo: no correr para salvar tu propio trasero, sino para pararte y luchar y enfocar tu atención en el poder no violento que tienes en tus manos todos los días.»

Sin duda, el resultado de Todd Phillips es mucho mejor que la historia imaginado por Bill Finger, cuando en 1951 explicó el origen del villano en «El Hombre tras la Capucha Roja» (Detective Comics #168), imponiendo a Batman una conferencia en la escuela de detectives de Gotham donde abordaba un antiguo caso no resuelto. Un afamado y experto criminal oculto bajo una capucha y capa de color rojo al ser descubierto, se lanzaba a una fosa con residuos tóxicos al interior de una planta química. Finalmente se descubriría que había huido por un tubo de desagüe, saliendo de la experiencia con la piel blanca y el pelo verde. Ese criminal se convertiría en el Joker.

El fenómeno va más allá de la imponente actuación de Joaquin Phoenix, en un rol protagónico que viaja directo hacia un premio Oscar. Phoenix logra que la patología conmueva y a la vez aterrorice.

Arthur Fleck / Joker es un fracasado aspirante a comediante que termina por convertirse en uno  de los villanos más temibles, cuando la sociedad y su entorno logran llevarlo más allá del límite. ¿Por qué ocurre esto? No es virtud de Fleck sino una explosión de gran parte de la sociedad.

Es ridículo que en una comunidad en la que es sencillo adquirir un arma de fuego, algunos reclamen prohibir la exhibición de ‘Joker’ por, supuestamente, promover la violencia.

En concreto: el filme nos instala en una sociedad despiadada, repleta de indiferencia, donde los millonarios mandan y no se compadecen del resto, y ni siquiera se interesan por conocer las vicisitudes cotidianas del hombre de la calle.

‘El Sistema’ no da respuestas, y en medio de su locura ‘Guasón’ provoca una rebeldía de muchos ciudadanos enojados: el populismo avanza hacia el poder.

Por cierto que, de pronto, podrían explicarse algunas de las reacciones que pululan en la Argentina presente. Pero es mejor que acerca de esta cuestión se explayen los espectadores.

Fuente: urgente24.com