El ronquido trae aparejado problemas de salud y de pareja

Ronqudo

Si tu pareja ronca y no te deja dormir, ¡no pierdas la cabeza! Tal vez tenga un problema de salud. En estos casos es necesario consultar a un médico porque quizás este sufriendo de apnea del sueño.

La apnea del sueño es el síndrome más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen durante el sueño y se considera de importancia creciente tanto en adultos como en niños. Este trastorno se caracteriza por interrupciones en la respiración, las cuales pueden durar desde unos pocos segundos a minutos y pueden ocurrir más de 30 veces por hora. Luego de interrumpida la respiración vuelve con un ronquido o resoplido. De todos modos, no todas las personas que roncan tienen apnea.

La falta de respiración activa al cerebro, que reacciona despertando a quien lo padezca. Este proceso se denomina como apnea del sueño, y quien lo padece está expuesto a graves secuelas en la salud, tales como infartos, ACV, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial o diabetes, según aclaró la doctora Mirta Coronel, especialista de la unidad de Sueño y Ventilación no Invasiva del Hospital Padilla.

«Apnea significa sin respiración, pausas durante el sueño. Los pacientes roncan y esa apnea lleva a un despertar. No se hace conscientemente, sino que son microdespertares que llevan a la disminución de la oxigenación», explicó Coronel, para expresar una pauta sobre la importancia de su correcta detención.

En caso de no llegar a un diagnóstico preciso, la doctora indicó posibles confusiones del caso: «durante el día son personas que están muy cansadas o agotadas, confunden el diagnóstico con fatiga o astenia crónica. Personas que se despiertan a la noche no tienen sueño reparador, hace que estén cansados durante el día».

Remarcó, además, que esta patología que muchas veces tiene vinculación con otras enfermedades lo que hace necesario un abordaje articulado entre profesionales de distintas especialidades como cardiología, endocrinología, neumonología, neurología y también salud mental.

1. De quebraduras: nariz rota o tabique desviado

De todos los problemas, éste es uno de los más fáciles de corregir: con una cirugía ambulatoria sencilla; y créeme, la vida de quien ronca y de quienes le rodean se torna ¡mucho mejor!

Los problemas de nariz rota o desviada pueden deberse a algún accidente en la infancia o inclusive por un estornudo muy fuerte, por las callosidades que generó. El otorrinolaringólogo lo puede identificar y solucionar con relativa facilidad.

2. De infecciones: en nariz, garganta u oído

Aquí empiezan las complicaciones. Cuando la gente comienza a roncar, aunque sea un poco, se debe a que respira por la boca y eso lleva un sinfín de virus y bacterias a su garganta, los cuales pronto viajarán a nariz, oído y hasta pulmones.

La infección puede manifestarse con mal olor al estornudar o en el aliento. Inclusive, hay casos en los que al dejar la boca abierta, la saliva que se escapa llega al oído y no quiero ni decirte el grado de infección que se puede llegar a tener.

3. De peso: el sobrepeso

Este es uno de los factores más comunes en hombres y mujeres que roncan. Hay demasiado peso en el pecho y todo se complica. La cura puede ser tan fácil o difícil como el grado de disciplina que tengas con tu cuerpo para ordenar tu alimentación y rutina de ejercicio.

Tan pronto se bajan unos kilos, la respiración mejora de forma considerable.

4. De embolias o riesgos cardiacos

Este es uno de los más grandes peligros que enfrentan quienes roncan. Al roncar, los niveles de oxígeno se reducen a tal grado que el cerebro puede resentirlo y aparecer una embolia. Sólo por descartar este problema, baja de peso y ve corriendo al médico para que realice estudios completos de corazón y te dé las mejores indicaciones para cuidar de tu salud.

5. Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

El SAOS básicamente lo padecen las personas que, estando dormidas, simplemente dejan de respirar por breves momentos. ¿Imaginas lo peligroso que esto puede ser? ¡El cuerpo completo sufre muchos trastornos por esta razón!

El síndrome está directamente relacionado con infartos y muerte súbita, así de sencillo.

En el mercado puedes encontrar muchos productos para dejar de roncar o disminuir el volumen de los ronquidos; algunos sí funcionan, el problema es que solamente se está tapando el síntoma y no solucionando el problema de fondo. Es como si la luz en el tablero del automóvil te indicara que falta gasolina y tú cubres la luz para no verla, te dejará de molestar pero en unos cuantos kilómetros más el carro ya no avanzará y te dejará tirado.

Los signos y síntomas de la apnea obstructiva del sueño incluyen:

– Somnolencia excesiva durante el día

– Ronquidos fuertes

– Episodios observados de interrupción de la respiración durante el sueño

– Despertarse repentinamente por jadeos o asfixia

– Despertarse con la boca seca o dolor de garganta

– Dolor de cabeza matutino

– Dificultad para concentrarse durante el día

– Experimentar cambios de humor, como depresión o irritabilidad

– Alta presión arterial

– Sudoración nocturna

– Disminución de la libido

Cuándo consultar al médico

Según explicó Somers, «algunas mujeres posmenopáusicas también pueden ganar peso y esa combinación podría aumentar el riesgo». Y recomendó que si se sospecha que se tiene apnea del sueño, debe consultarse con el médico.ç

En ese sentido, puntualizó que la visita a un especialista debe darse si la persona o quien duerme con ella observa lo siguiente:

– Ronquidos lo suficientemente fuertes como para interrumpir el sueño o el de otros

– Despertar jadeando o ahogándose

– Pausas intermitentes de la respiración durante el sueño

– Somnolencia excesiva durante el día, la cual puede ocasionar que la persona se quede dormida mientras trabaja, ve televisión o incluso cuando conduce un vehículo

– Mucha gente puede pensar que los ronquidos no son un signo de algo potencialmente grave, además no todos los que roncan tienen apnea obstructiva del sueño.

Fuente: Lv12.com