Jaldo propone unificar el servicio del transporte con el municipio capitalino y Concepción

Se sentó frente a un escritorio. Desde uno de los bolsillos de su saco extrajo dos planillas. Una que muestra los subsidios de junio al transporte público en las provincias, con cero pesos para Tucumán. La otra era la del acumulado de aportes de enero a mayo pasado. Y pone su dedo acusador sobre la primera jurisdicción beneficiada. Según ese papel Ciudad y Provincia de Buenos Aires recibieron el 89,5% del total de aportes. Inmediatamente, baja hacia Tucumán y exclama: esta es la asimetría; recibimos sólo el 0,74% del total de subsidios. El protagonista es el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, que ayer dejó en claro que el transporte debe ser una política de Estado de ahora en más. Y anticipó que, en la Legislatura, promoverá una ley que unifique en un organismo todo el sistema, tanto el urbano como el interurbano.

-¿Cómo se resuelve todo este problema que ha tenido en vilo a los tucumanos?

-Lamentamos lo que sucedió y nos solidarizamos con el momento que vivió la gente ante la falta de transporte durante cinco días. Y esto afectó a todos los trabajadores, a los del comercio y a los del sector público. También a todas las actividades económicas. Los negocios bajaron sus ventas. No se recupera lo que se perdió. Por eso digo que hay que trabajar sobre una cuestión de fondo y no desde la coyuntura….

-¿Cuál es esa cuestión de fondo?

-Tomar al transporte como una política de Estado, con una prestación efectiva y de calidad del servicio. Si seguimos trabajando solo en la idea de evitar el próximo paro, nunca mejoraremos el sistema. Creo que en Tucumán se tiene que unificar la política del servicio, apuntalando el financiamiento, sean subsidios o tarifas. En mi condición de presidente de la Cámara, vamos trabajar en una legislación que permita unificar los criterios del transporte en todo el territorio provincial.

-¿Cómo se logrará unificar el sistema urbano con el interurbano?

-Hay que pensar en unificarlo; después vamos a ver de qué manera se reparten las cargas, porque tiene que haber un solo transporte para toda la provincia. No puede haber uno de primera y otro de segunda. Uno con tarjetas magnéticas y otro con abonos rurales. No puede ser que la mejora en el servicio metropolitano vaya en desmedro del interior de la provincia. Creo que es necesario que pensemos en esa unificación en la toma de decisiones en la materia.

-¿Quién sería la autoridad de aplicación?

-Hay que armarlo. Creo que aquí debemos participar la provincia, el municipio capitalino y también Concepción, que creo que además fija valores del colectivo. La participación en este armado no sólo pasa por los distintos niveles del Estado provincial, sino también de la parte empresarial. Deben estar todos incluidos para que las decisiones sean conjuntas, pero unificadas. Tal vez se pueda constituir un ente mixto con todos los actores involucrados. De esta manera dejaríamos de estar sometidos a paros que, además, ponen en riesgo la fuente laboral de unos 4.000 trabajadores. Tenemos que preservar la fuente laboral.

-El intendente Germán Alfaro había pedido que sea declarado servicio esencial…

-No me opongo a todo aquello que implique endurecer las sanciones, pero tengo dudas de que eso mejore el servicio. Hay que trabajar en la macro. La unificación es una parte; el financiamiento es otra. La provincia está haciendo un gran esfuerzo en ese sentido, con el aporte de casi $ 1.500 millones anuales. El problema que tenemos es que la Nación nos dejó de atender en materia de subsidios. Se priorizó a la Capital Federal y a la provincia de Buenos Aires.

-Pero el gobernador Juan Manzur firmó el Consenso Fiscal con estas características…

-El consenso fue por la compensación, pero no por la distribución. Si vemos la planilla del acumulado, el subsidio por habitante del área metropolitana bonaerense ha sido, entre enero y mayo, de $ 262, mientras que en Tucumán apenas llega a $ 27 en el período. Si no solucionamos el financiamiento, no podemos mejorar el sistema del transporte de las provincias. Hasta entonces observaremos que habrá más subsidios para colectivos, trenes, elevados y subterráneos, y subtes del primer mundo con recursos nacionales que nos adeudan a las provincias. Nuestros senadores y diputados algo tienen que hacer al respeto. Hace dos meses que no se giran partidas a la provincia. Alguien dice y justifica que es porque no se rindió cuentas. Eso es falso. Entonces, insisto, es hora de que todas las partes nos sentemos a hablar porque creo que todos estamos de acuerdo con que queremos el mejor servicio de transporte para la comunidad. No hay dudas de que avanzaremos hacia una nueva ley de transporte en la provincia. El bloque oficialista la promoverá. Puede se modificada y mejorada. No creo en la estatización del servicio. Hay que mejorar lo que hay.

Fuente: La Gaceta