La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires distinguirá al Cardenal Luis Héctor Villalba

En recientes Sesiones Ordinarias de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se aprobaron iniciativas del Diputado Eduardo A. Santamarina, designando al Cardenal LUIS HÉCTOR VILLALBAArzobispo Emérito de Tucumán, como Personalidad Destacada de la Cultura. Y al programa televisivo “CLAVES PARA UN MUNDO MEJOR”, que se emite por Canal 9, en sus 30 años de emisiones ininterrumpidas en la TV abierta argentina, como Programa de interés de la cultura y la comunicación social.

Ambas distinciones se entregaran en un acto público que se realizará el viernes 23 de agosto, a las 18 horas, en el Auditorio del Centro Cultural Grote, de la Federación de los Círculos Católicos de Obreros, ubicado en Junín 1063, de la Ciudad de Buenos Aires.

CARDENAL LUIS HÉCTOR VILLALBA – “Personalidad Destacada de la Cultura”

El proyecto del Diputado Santamarina que contó como coautora la Diputada Mercedes de las Casas, señala que el cardenal Luis Villalba fue el antecesor de monseñor Jorge Bergoglio en la Vicaria de Flores, y se destaca: “Un hombre sencillo, de enorme formación, de fe profunda y de voz autorizada, reconocida por todos los prelados de la Argentina. Nunca participó de internas ni hizo ruidos con frases grandilocuentes, pero su sabiduría abrevaba las consultas de laicos, sacerdotes y obispos. Muchos recordarán sus formidables homilías en los Te Deum, de los días 9 de julio, en Tucumán, en las que con sencillez y precisión pastoral regalaba miradas de padre a los diversos momentos de la patria”.

“El Cardenal Luis Héctor Villalba, ese hombre formado en nuestra Ciudad a la que le devolvió su vida y su mensaje de fe, es un ejemplo a imitar en su testimonio, capacidad, humildad y fortaleza para construir en cada una de sus acciones una necesaria y verdadera “cultura del encuentro”. Se siente bien porteño y siempre disfrutó de caminar por esta ciudad a la que conoce como a la palma de su mano. En la actualidad, el Cardenal Villalba reside en la capilla tucumana La Santa Cruz, allí celebra misa y dedica un considerable tiempo a atender confesiones y ofrecer acompañamiento espiritual. Pero, cuando viene a su ciudad natal, siempre guarda espacios de tiempo para caminar por esta Buenos Aires”.

Se da cuenta que cursó estudios primarios y secundarios en escuelas públicas de gestión estatal de la Ciudad de Buenos Aires y en esta ciudad cursó sus estudios de teología, fue Rector del Seminario de Buenos Aires, párroco de la porteña Basílica de Santa Rosa de Lima y luego Obispo Auxiliar y Vicario Episcopal de la Zona Flores de la ciudad. Luego fue Obispo de San Martín y Arzobispo de Tucumán.

También se indica que es un “reconocido simpatizante del Racing Club, siempre disfruta del buen fútbol como también de los encuentros con sus con sus feligreses. Visitó y acompañó todos los ámbitos de la sociedad y las comunidades cristianas más variadas. Y en esos espacios donde ha entregado su compromiso pastoral y cultural lo reconocen como que siempre fue y es “un cura”, “un padre espiritual entregado siempre”, “un pastor con olor a oveja”. Es que aun mientras desempeñó tareas sacerdotales o episcopales nunca dejó de ser un hombre ocupado en lo cotidiano, atendedor de cada persona o grupo, conciliador incansable de todo tipo de situaciones, confesor de enorme capacidad y un hombre en constante proceso de oración y comunión con su gente”.

La Resolución explica que el Cardenal Luis Héctor Villalba que “en su tarea pastoral podrían mencionarse, además de su bonhomía permanente, dos aspectos que lo vieron como pionero: como Párroco de la Basílica de Santa Rosa de Lima, donde impulsó un modelo de Cáritas Parroquial que hoy perdura, pasando de la actividad netamente asistencial a otra que fuera más en la promoción humana de quienes se acercaban a ella. Así hizo gala de su capacidad de conductor de jóvenes a quienes confió esa responsabilidad en tiempos complejos. Cabe destacar que hasta la década del ’70 las Cáritas parroquiales solían dar una atención asistencial con ropa y medicamentos algunos meses en el año, pero el entonces párroco de Santa Rosa confió a los jóvenes un proceso nuevo y transformador, de atención diaria, que buscara soluciones asistenciales inmediatas y de promoción a quienes llegaban diariamente con problemas múltiples”

“Ya como Obispo Auxiliar de Flores impuso las Visitas Pastorales a la Parroquias que conllevaban una semana de estar viviendo en cada comunidad parroquial y caminar todos los lugares de la misma, visitar las entidades civiles y educativas de la zona y reunirse con todas las asociaciones e instituciones de cada parroquia. Todo esto que hoy se realiza con normalidad tiene en su génesis la visión pastoral del Cardenal Luis Villalba que desde siempre sintió que la Iglesia debía salir a buscar a sus comunidades para ayudarlas a encontrar el camino de la fe y la dignidad humana”.

El 14 de febrero de 2015, el ya Arzobispo emérito de Tucumán, fue creado Cardenal por el Papa Francisco durante el Consistorio Ordinario Público. Recibió el birrete y el anillo cardenalicio de las manos del Papa Francisco durante una solemne ceremonia que tuvo lugar en la basílica de San Pedro. El Santo Padre entregó al Arzobispo Emérito de Tucumán también un documento en el que se lo designó como titular de la parroquia romana de San Girolamo.

Fuente: Página de la Arquidiócesis de Tucumán