Su obra social se declaró en quiebra y lo dejó sin el tratamiento que le puede salvar su vida

Bruno Bravo tiene 17 años de edad, hace seis meses le diagnosticaron leucemia y está desde hace 4 meses en el Sanatorio Colegiales en Buenos Aires donde los mismos médicos admiten que no tienen recursos para el tratamiento que él necesita.

El joven oriundo de Ranchillos necesita un trasplante de médula ósea, para lo que le piden a su familia un anticipo millonario que pese a las numerosas muestras de apoyo y solidaridad que reciben es imposible recaudar.

Los médicos que lo atienden hace cuatro meses en Buenos Aires ya le dijeron a la familia Bravo que Bruno tiene que ser trasladado, que ellos no cuentan con los recursos para atenderlo. “Él está ahí en ese lugar que no corresponde, inmune a todo, puede sufrir cualquier enfermedad, ya tuvo un derrame cerebral”, contó al móvil de LPTV su hermana Patricia.

La obra social de panaderos se declaró en quiebra y dejó a Bruno sin la posibilidad de acceder al tratamiento que puede salvarle la vida, y no puede ser trasladado sin permiso de un juez.

“Los médicos dicen que no es bueno que él esté ahí”, enfatizó Patricia, contando que se reunieron con la ministra de Salud de la Provincia, Rossana Chahla, quien a pedido de la familia de Bruno se puso en contacto con los profesionales que lo atienden, pero no se conoció más sobre las gestiones que esperaban lleven adelante desde el Gobierno para encontrar una solución.

Fuente: losprimeros.tv