Submarino ARA San Juan: Ciudad del Cabo ya espera al buque que trae todas las respuestas sobre la tragedia

Comparte

El Seabed Constructor arribará entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves. Viene con los parientes de los tripulantes que participaron de la búsqueda.

No quiere decir que se termina el dolor y que las heridas finalmente secarán, sino que la tragedia del ARA San Juan avanza aquí mismo, en Sudáfrica, hacia un nuevo comienzo: la reconstrucción de la desgracia, la búsqueda de luz sobre las causas del colapso y, por qué no, la dilucidación sobre si será posible o no un reflote de la nave hundida. Respuestas para todos esos interrogantes se presume que trae consigo el buque de bandera noruega Seabed Constructor, el coloso ultra tecnológico de los mares que hace sólo diez días encontró una aguja en un pajar: los restos del submarino argentino a 907 metros de profundidad.

La embarcación está a pocas horas de terminar un largo periplo de casi 80 días. Después del hallazgo, el viernes 17 de noviembre, decidieron seguir viaje hacia este puerto y no volver a Comodoro Rivadavia, como se pensó inicialmente. A bordo, junto con la tripulación, vienen cuatro observadores argentinos que además son parientes de cuatro tripulantes del ARA San Juan. Uno de ellos, Luis Tagliapietra, es el padre del cabo Alejandro Tagliapietra.Desde alta mar y vía WhatsApp, dijo a Clarín: “Estamos cansados, pero también agradecidos y llenos de expectativa. Queremos desembarcar y volver pronto a la Argentina para ver cómo seguirá esta historia. Necesitamos estar de nuevo con nuestros afectos

Los argentinos y el resto de la tripulación serán recibidos en el puerto sudafricano por dos enviados del gobierno argentino: el capitán de navío Gonzalo Prieto, destinado sobre la hora como Agregado Naval en Ciudad del Cabo, y por representantes de la Embajada Argentina local. Los funcionarios tienen una doble misión protocolar. Dar la bienvenida a los viajeros después de una odisea atravesada por las emociones y preparar el terreno para un nuevo viaje: el de las 67 mil imágenes tomadas por los vehículos sumergibles operados a distancia que hallaron al submarino.

Es un material clave y será tratado de manera diplomática como tal. Según cuentan desde el Ministerio de Defensa a Clarín, son imágenes que tienen un nivel de detalle jamás visto. Algunos expertos incluso creen que permitirán hacer una reconstrucción en tres dimensiones, mediante realidad virtual, de lo que pudo haberle sucedido a la nave. La jueza de Caleta Olivia Marta Yáñez aseguró que nadie podrá verlas hasta que ella las reciba. Y es una condición de pago puesta por el Gobierno a la empresa que no se filtre ni siquiera una. Todos esos datos bajarán en este mismo puerto que este martes luce tranquilo y sobre todo, preparado. Por la mañana Clarín lo recorrió sin mayores inconvenientes y pudo visualizar el espacio de amarre desde otra embarcación. El área está restringida y sólo se accede con autorización oficial. Se ven galpones acondicionados y diferentes estaciones de trabajo. Por la zona se mueven operarios, metidos en sus tareas y ajenos a la marea de turistas cercana. Es como si la zona de tareas estuviera pegada a Puerto Madero, apenas separada por un portón. A pocos metros se halla el área de partida de los ferrys que cada día llevan cientos de turistas hasta la prisión de Robben Island (Isla de las focas), donde Nelson Mandela pasó 18 años preso.

A pocos metros del sitio donde amarrará el Seabed Constructor, además, un buque polar de casco rojo espera especialmente por la llegada. Es algo así como un hermano gemelo. Se llama SA Aghullas y sus tripulantes, hoy mismo, trabajaban en cubierta. Apenas arribe el buque de Ocean Infinity comenzará un traslado de vehículos sumergibles y otro tipo de materiales específicos de barco a barco. Ocurre que, terminada esta etapa, la próxima misión en la que se embarca una parte de Ocean Infinity será la mayor exploración científica del Mar de Weddel de todos los tiempos. Un adentramiento multidisciplinario hasta ahora nunca visto en la Antártida, que tendrá lugar en los primeros meses de 2019. Varios de los vehículos que operaron en los abismos oceánicos para hallar el submarino ahora partirán a los confines helados para aportar otro tipo de revelaciones, esta vez científicas y sobre el futuro de la humanidad. Pero esa, claro, es otra historia. Ahora, aquí, en la maravillosa ciudad de Mandela, es tiempo de cuenta regresiva.

(7)

Comparte

Related posts

Leave a Comment